Crecimiento para PyMES
 

Reactivación económica: Herramientas para hacer crecer tu negocio

Hasta 10 millones de pesos en 72 horas

Solicitar crédito
https://creze.com/blog/wp-content/uploads/2019/10/191004-crz-imagen-factoraje-1.jpg

¿Qué es el factoraje?

Como emprendedores, siempre estamos expuestos a que nuestros clientes se demoren en el pago de sus cuentas pendientes, llegando incluso a poner en riesgo la liquidez de nuestro negocio y su correcto funcionamiento. Desde luego, para amortiguar esta carencia de capital con resolución incierta hay múltiples opciones, como la solicitud de préstamos o créditos. Sin embargo, existe otra modalidad que puede serte de gran ayuda; si este es tu caso y no deseas adquirir un compromiso crediticio adicional, te recomendamos: ¡el factoraje!

En resumidas cuentas

Existen diversos tipos de Factoraje, sin embargo, el más común entre las Pequeñas y Medianas empresas es el Factoraje de tus cuentas por cobrar. Esta variante es una alternativa para obtener financiamiento a corto plazo donde se obtiene de forma anticipada el pago de las ventas a crédito de tus clientes y consiste en la venta de facturas o cuentas por cobrar a un tercero, como pueden ser bancos, instituciones de ahorro o empresas especializadas en el manejo de estos activos. 

Así, este método tiende a contar con tres actores bien diferenciados: 

  • El vendedor o factorado, quien cede sus cuentas por cobrar a una empresa de factoraje.
  • El intermediario o factorante, encargado de pagar una cantidad determinada al factorado.
  • Y el deudor, quien ahora deberá pagar la cuenta por cobrar al factorante.

Sus pros y contras

Como todo compromiso financiero, echar a andar un procedimiento de factoraje implica tener en consideración ventajas y desventajas. Aquí te enumeramos algunas por si tienes en mente recurrir a esta alternativa:

Ventajas

  • Acudir al factoraje es una manera rápida y efectiva de hacerte con recursos de forma inmediata y seguir operando sin contratiempos, así no te verás afectado por la falta de liquidez.
  • En la mayoría de los casos, el factoraje se realiza en firme, permitiendo mantener finanzas sanas y no adquirir nuevas deudas.
  • Al tener tus cuentas por cobrar saneadas tendrás un mejor manejo y limpieza de tu cartera de clientes. Así, también beneficia tus ejercicios de administración.

Desventajas

  • El factorante puede negarse a comprar ciertas facturas por cobrar, por lo que no existe una garantía de que se haga cargo de todas tus cuentas. Ten esto en cuenta para diversificar tus cuentas por cobrar y no confiar en que el factoraje te solucione todo por completo.
  • Aunque es una forma muy expedita de obtener dinero para amortiguar emergencias, no se recomienda acudir a ella a menudo o como remedio a largo plazo. ¡Solo es una buena alternativa para salir de un impase de recursos a causa de un tercero!  
  • Como esta es una operación entre tres actores, debes asegurarte que el deudor cuente con el capital para saldar su compromiso con el factorante. De lo contrario, tú podrías acabar adquiriendo esa deuda como comprador.

¿Qué me conviene más: el factoraje o un crédito simple?

De manera general, podemos decir que la mayoría de las Pymes suele acudir con mayor frecuencia al crédito que al factoraje, lo cual lo convierte en una opción con muchísimas posibilidades por explotar. Como es lógico, la respuesta a esta interrogante dependerá de la situación en la que te encuentres.   

Algunas de las ventajas del factoraje frente el crédito simple son:

  • No se suelen cobrar tasas moratorias ni de cancelación.
  • Su aprobación tiende a ser más veloz y sin menos requisitos.
  • La mayoría de los contratos de factoraje no imponen garantías de por medio.
  • No constituye la adquisición de una deuda, pues solo se obtendrá el adelanto de un recurso que está previsto a cierto plazo.

A su vez, el crédito simple conviene más que el factoraje en los siguientes casos:

  • Cuando tu empresa no cuenta aún con acuerdos y transacciones con medianas o grandes compañías.
  • Si el pago de la deuda será en un plazo menor a 30 días.
  • El pago del crédito no recae en la responsabilidad de un tercero pagador.

Al igual que con todas las modalidades de financiamiento, nuestra recomendación es que te acerques a un experto que pueda evaluar la pertinencia de adquirir los servicios de una compañía de factoraje. 

Como comentamos en los puntos superiores, obtener liquidez sin el riesgo de deuda puede ser muy atractivo y con mayor razón en la actualidad, que en el mercado existen otras opciones crediticias –como los préstamos en línea– igualmente convenientes, asequibles y, sobre todo, diseñadas para las necesidades de las pequeñas y medianas empresas. 

¡No dudes en contactar a un agente de Creze para conocer cuál es la mejor solución para tu negocio!

Imagen: Designed by Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.